Ezequiel Arias

Ezequiel Arias: “La música ayuda a romper barreras”

Los sonidos de Ezequiel Arias logran una progresión que siempre llegan a armonías intensas que generan momentos avasallantes en cualquier fiesta. La minuciosidad del tratamiento en cada sonido lo destaca.

Tuvimos la oportunidad de hablar con Ezequiel para que nos contará de como se inicio como DJ y productor, además de otras anecdotas.

Electronic Groove en Español: Como estas Ezequiel, gracias por tu tiempo. ¿Crees que la música sirve para conectar personas, como una especie de idioma?

Ezequiel Arias: Gracias a ustedes! Va mucho más allá de un idioma, hace que te sientas tu mismo y te conozcas. Yo creo que la música ayuda a romper las barreras y estigmas que nos ponemos a nosotros mismos como sociedad. Si bien todos sentimos de formas diferentes, funciona como un conector que sirve para que recuerdes que somos todos iguales.

EG: ¿A ti te ayudó a superar algo en particular? 

Ezequiel Arias: Me ayudó a desprenderme de sentimientos de angustia o enojo. Cada vez la siento más como una forma de canalizar algunas situaciones de mi vida, como la muerte de mi madre, temas con mi padre o algunos momentos con la soledad.

EG: Mi abuelo decía “el que conoce la música, conoce el secreto del consuelo”

Ezequiel Arias: Claro, yo desde chico utilizo la música como un medio de escapatoria. Cuando no me podía dormir mi vieja me ponía Vangelis o música para meditar, así lograba tranquilizarme. Esto me marcó para después recurrir a ella cuando necesito sentirme acompañado. Igual, a la hora de producir, si andas cargando una tristeza o un enojo lo que generes no va a estar estrechamente relacionado a esas emociones, pero el simple hecho de sentarte en el estudio a producir o tocar un instrumento musical, ayuda a que aceptes estas emociones y las dejes pasar.

EG: ¿Ves alguna diferencia en ti desde que empezaste a producir hasta hoy?

Ezequiel Arias: Sí, ciertas ideas comenzaron a acomodarse y empecé a ver las cosas con más tranquilidad. Todo esto con la música comenzó en una etapa de mi vida en la que me vi obligado a crecer como persona. Como productor perfeccioné mi sonido y mejoré diferentes procesos en la producción.

EG: ¿Alguna vez tuviste que elegir entre la música y algo? 

Ezequiel Arias: El año pasado tuve algunas fechas importantes que no pude aceptar porque el trabajo fijo que tenía no me lo permitía. Me encontré en una situación angustiante, porque el trabajo que yo tenía también lo pude elegir, era un trabajo para el cual estudié tres años. Generalmente los DJs trabajan en algo que los ayuda a pagar los impuestos y a comer, porque vivir de la música no es fácil.

Se produce un silencio, reina durante algunos segundos, sus ojos buscan algo en lo que pareciera ser el infinito.

EG: Ya que hablamos de tu pasado, cuéntanos tus inicios en la música electrónica.

Ezequiel Arias: En 2002, a los trece años, con mi mejor amigo Aki Garate, le sacábamos a su hermana los discos de ‘Electrónica 2000’, tenían música trance y techno. Era un compilado con artistas como Romina Cohn o Carlos Alfonsín. Me acuerdo de la palabra ‘Metrodance’, yo no sabía que era, pero sonaba a cada rato en los sets que escuchábamos. Durante mi adolescencia nos las arreglábamos para entrar a los clubs que tenían pista electrónica, no sabía los nombres de los artistas que tocaban, pero lo que sí sabía es que no quería estar en la “pista cachengue”. Durante algunos años en Bariloche estuvo Pacha, el residente era Kno y siempre bajaban DJs de Buenos Aires como Diego Ro-K o Javier Bussola. Pero el sonido que más me marcó fue en una fiesta en el Cerro Catedral dónde tocó Quivver. Me acuerdo que me volvió loco, fue el primer artista internacional que vi y traía una música muy distinta, con sonidos modernos, muchas melodías y bajadas. Años después, ya viviendo en la ciudad de Córdoba pude escuchar a los más grandes en el Orfeo: Sasha, Cattaneo y Digweed. Así de a poco fui virando hacia lo que toco hoy; no me gusta encerrarme en un género, pero la selección de música y la forma de construir un set siempre se orientan hacia algún lado. Ya a los dieciocho años, con Aki empezamos a tocar con Traktor. Nos juntábamos a escuchar música y a mezclar para hacer más largas las horas de escucha, la pasábamos tan bien que terminamos organizando un par de fiestas en la ciudad.

EG: Lo dice con nostalgia pero con una sonrisa en la cara, no lo hacían por el dinero, ni por el reconocimiento, lo hacían para divertirse y por el arte.

Ezequiel Arias: Algo en mi vida cambió en una de esas fiestas, la gente que asistía no iba a escucharnos tocar, simplemente iban divertirse. Viví unos pocos meses en México, ahí tocaba en fiestas privadas para amigos, en locaciones muy raras, como en el medio de la selva. Estando en ese país conocí a Martín Berger, nos contactamos a través de Soundcloud y nos hicimos muy amigos, él me enseñó lo básico de la producción en Ableton, cuando terminé mi primer track lo edité en un sello de España. Pensándolo más tranquilo, hoy creo que me apuré, tardó un tiempo en salir a la venta y durante la espera hice otro track que me gustó más. Sentir que podes plasmar tus ideas en el sonido te llena de adrenalina. Es clave tomárselo con calma para no producir al vicio. Uno tiene que analizar lo que está haciendo y buscar que cada track sea único, lograr generar alguna emoción genuina.

Cuando volví a Argentina, decidí tomar clases con quién es uno de mis referentes, Kevin Di Serna. Yo lo seguía mucho y le mandaba mis tracks hasta que un día me animé a preguntarle si querría darme clases de producción musical, él accedió. Me enseñó a ser más preciso, elegir mejor los elementos y pulir el sonido, a partir de ahí, empecé a producir con otra cabeza. Ya establecido en Córdoba, seguimos haciendo clases por Skype, con su ayuda pude terminar el primer track que Hernán Cattaneo usó en uno de sus Resident ‘If Me’. Todo esto era algo que ni me lo imaginaba.

EG: ¿Cómo te gusta imaginarte de acá a cinco años?

Ezequiel Arias: Me gustaría poder vivir de la música, viajar y poder conocer el mundo, también terminar de ganarme un lugar en la escena de Córdoba y Argentina. Quiero recorrer el país llevando mi música y que me tengan en cuenta para cuando venga algún artista grande. De todas formas soy consciente de en dónde estoy parado y estoy muy agradecido, ya haber formado parte de sellos como PlattenBank, Replug o ICONYC es un golazo.

EG: Ahora vamos con un Ping Pong. ¿DJ Preferido?

Ezequiel Arias: Hernán Cattaneo.

EG: ¿Track que te marcó?

Ezequiel Arias: 16 Bit Lolitas – ‘Alien Fraud’

EG: ¿3 CDs que te llevarías a una isla?

Ezequiel Arias: 1) Radiohead – In Rainbows; 2) Parallel 2 – Compilado de Hernan Cattaneo; 3) Preludios de Chopin

EG: ¿Productores emergentes preferidos?

Ezequiel Arias: Hay muchos: Antrim, Pablo Cetrini, Berni Turletti, Paul Deep y Sebastián Franco. Internacional: GMJ, Ziger y Simos Tagias.

Sigue a Ezequiel Arias: