skip to Main Content
German Affair Desenmascara Su Pasión Por El Techno

German Affair desenmascara su pasión por el techno

Fotos: Bárbara Ferreira De Souza

Con las campanadas de fondo de la Basílica Santa María del Mar que daban las 19h, el pasado miércoles 26 de septiembre tuvimos una reveladora entrevista de este dúo residente en Barcelona y que desde 2015 está iluminando la escena del techno a nivel nacional.

German Affair, dúo conformado por  Iñaki Gonzalez y Samuel Escudero, trae música techno y una propuesta misteriosa, pues prefieren mantenerse en el anonimato. Aunque se presentaron sin sus máscaras para conversar con nosotros,  nos pusieron como condición mantener su identidad oculta, y así lo haremos. Lee el resultado de este encuentro a continuación.

EG: ¡Qué curioso lo de su identidad! Cuéntennos al respecto.

Samuel: Bueno, es una manera, ¿no? Creo cada uno tiene que buscar su imagen y también creo que hay un trasfondo, que al final, a nuestro modo de verlo, tiene que hablar la música. Ahora en las redes sociales parece que si tienes una imagen ya no importa el resto. Creo que en la música hay que romper esos clichés de que tiene que ser un tío o una tía guapa porque si no lo eres no vendes. La idea es crear ese personaje al que puedas seguir si te gusta lo que hace, pero que no tiene que estar ligado con la persona o quien hay detrás.

Iñaki: Si, poner atención en los sonidos, en los audiovisuales que trabajamos también, toda la imagen pero que no es imagen física o corpórea. Es una imagen más etérea, como es el sonido al fin y al cabo. Esa sería la idea, por eso las máscaras tapándonos un poco.  La gente que nos conoce nos identifica, pero luego vamos por la calle y no te van a reconocer. Por un lado te escondes y por otro te exhibes. Se te ven los ojos que son muy expresivos, la mirada que puedes decir muchas cosas, pero la boca que acciona la palabra la tenemos oculta.

EG: ¿Cómo empezaron?

Iñaki: Empezamos en una jam electrónica, en Mutek en 2015. Allí nos conocimos, cambiamos impresiones, empezamos a hablar de música y de ahí hicimos las noches en Plataforma, un punto de encuentro de músicos de electrónica en directo.  Después compartimos en otros locales. Samuel tenía su proyecto, yo tenía mis cosillas mezclando, produciendo y luego dijimos “pues, oye, ¿porque no hacemos algo así los dos? Algo de techno potente, distorsionado”.  Y bueno ahí empezó, como teníamos esas cosas en común, pues, dijimos: “vamos a darle forma”.

Samuel: Fue todo muy casual. Al final vimos que somos complementarios. Al compartir el estudio te das cuenta de esas cosas. Uno complementa a otro en el trabajo, entonces mejor juntos que separados.

EG: ¿Y su background?

Iñaki: Yo vengo de la parte no musical, más visual , de la parte 3D animación, efectos. Siempre me ha gustado la música. Como empieza todo el mundo, el rock, el hip hop, indie, electrónica más tranquila, más aparatosa y luego la parte más industrial, aunque igual no vivimos la movida pero nos tocó bastante. Tenemos influencias techno pop, electro pop, EDM, new wave, post punk y músicos electrónicos. También somos grandes admiradores de la ola techno de Madrid.

Samuel: Yo vengo de guitarrista, de trabajar en orquestas. Un mundo totalmente diferente, si que es verdad que con un trasfondo por mi familia bastante ecléctico y escuchaba electrónica que se oía en España, como Mulero. Era muy pequeño y mi hermano me grababa las cintas y en su momento era un boom.

EG: ¿En cuáles festivales les gustaría tocar?

Samuel: Voy a decir un nombre que para mí es una proyección de futuro, el Berlin Atonal Festival. Me parece una apuesta brutal. Me voy a arriesgar a decir que están haciendo cosas incluso muy diferentes para Berlin. Están apostando por propuestas que tienen menos público, menos espacios, y creo que están dando espacio a propuestas muy interesantes. Al final de todo aprendes y de todo puedes sacar algo.

Iñaki: Para mí, el LEV de Gijón. Es un festival nacional muy puntero, es la joya todavía escondida, hay artistazos que van, la programación es impresionante, es muy visual también. Además, Gijón es una ciudad asombrosa.

“Uno complementa a otro en el trabajo, entonces mejor juntos que separados”

EG: ¿Y como público? 

Samuel: Me auto-impongo cada semana al menos dos conciertos, gratuitos o de pago.

Iñaki: Hace un par de semanas estuvimos en el concierto de Trisomie 21 en Sala Bikini y festivales Sonar.

EG: ¿Qué destacarían de lo que vieron en Sónar?

Iñaki: Alva Noto, muy por encima de todo lo demás a nivel de sonido, espectáculo, un show redondo.

Samuel: Sí, aparte de que su último disco es asombroso. Es que, además, cuando lo vas a ver suena igual.

EG: ¿Y libros?

Iñaki: Ahora estoy leyendo del bajista de New Order, Peter Hook, ‘How not to run a Club’, que habla sobre su época en The Hacienda.

Samuel:  All you need to know about the music business’, Donald Passman.

EG: Háblenme de su setup.

Samuel: El setup está montado para que sea cómodo, para cumplir con una premisa de hacer algo distinto en cada directo. Para mí esa es la idea del directo. Si quieres escuchar el disco tenemos el disco, pero si tu vienes al show será diferente. Básicamente usamos herramientas como sintetizadores, modulares, caja de ritmos que lo que nos permite es jugar de manera muy rápida para establecer ese diálogo con el público de baile.

Iñaki: Que sea controlable, que tengas al alcance de la mano los diferentes botones. Como te comentábamos, necesitamos instrumentos que nos faciliten cambiar parámetros al vuelo de la forma más intuitiva posible, de ahí la importancia que sean herramientas sin muchos submenús, y que además tengan una gran versatilidad a la hora de crear sonidos, por eso utilizamos instrumentos como “Rythm”, “Digitakt” y “Digitone”, de la casa Elektron, dos cajas de ritmos y un sintetizador respectivamente, modulares “Eurorack” o la ER1 de Electribe. Desde el primer live que hicimos no ha habido dos iguales, y hemos ido reemplazando instrumentos hasta llegar al setup que tenemos en este momento, con el que nos encontramos muy cómodos y hemos conseguido el sonido buscado.
Samuel: Nos gustan mucho las máquinas, tampoco somos talibanes. Se la potencia que tiene lo digital y de hecho también nos gusta llevar una parte digital. Al final es un buscar con que herramientas te sientes cómodo.

“Buscamos sorprender, enseñar que el techno se puede hacer en banda”

EG: ¿Qué buscan en un live?

Samuel: Buscamos sorprender, enseñar que el techno se puede hacer en banda. La idea es ir metiendo cada vez más elementos que reflejen esta idea de banda. Voces en directo ya no jugar con ellas grabadas sino ahora en directo. Es entonces dar lo que quiere la gente pero también sorprender. Jugar un poco, es ese tira y afloja con el público, hasta dónde te puedo llevar y ahora te doy lo que quieres.

EG: ¿Se han sentido incomprendidos? Por ejemplo, en su última fiesta en Razz.

Iñaki: No, la verdad que fue la bomba. Estábamos en Lolita, que es la sala pequeña y tuvimos la suerte que durante todo el set estaba llena. Y el final fue como apoteósico la gente como loca, nos hacían fotos, videos, la verdad que muy bien! La gente reaccionó increíble.

Samuel: La respuesta fue muy positiva, incomprendidos en absoluto. Si te preocupas de que suene bien, de que la imagen esté bien, los audiovisuales estén bien, mimas lo que haces siempre la respuesta es positiva más o menos. Como mucho dirás “bien, no va conmigo, pero bien”.


EG: ¿En qué andan ahora?

Iñaki: Promocionando el primer EP que salió en Mayo, DRO. Son dos temas originales nuestros y tres remixes de artistas reconocidos de la escena del techno nacional, y la verdad que súper contentos. Estamos trabajando ya en nuestro segundo lanzamiento y tenemos muchas ideas que estamos poniendo en común. Con ganas de seguir editando más, además estamos muy contentos con el sello Set Theory Records.

EG: ¿Qué es el techo para ustedes?

Samuel: Creo que hay un problema de nomenclatura. El techno nació muy inclusivo, se trataba de una música pensada para el futuro pero ahora ya estamos en ese futuro, ¿entonces por qué tener la misma forma? Para mi esta nomenclatura no es positiva es monotemática.

Iñaki: El techno es tecnología al fin y al cabo y lo humano se adapta a la tecnología o la tecnología se adapta al humano. Es un tema de ir avanzando en el tiempo, en el futuro, de la música nueva. Ya no se trata del techno de Detroit cuando todo empezó. Hemos avanzado, a nivel de producción, las herramientas, las personas, el público han cambiado muchísimo.

EG: ¿Cuáles son sus momentos de inspiración?

Iñaki: Hay un artista que me gusta, Jeremy Geddes es un pintor hiperrealista que hace un rollo a veces como post-apocalíptico, gente flotando, palomas, astronautas como en mitad de la nada y en mitad de todo. Compré una edición al alcance de la mano y lo tengo en el salón y la verdad que le echo bastantes vistazos cuando estoy con la música.

Samuel: Te diría que me inspira la deformación que hace tu cerebro cuando escuchas otras cosas, es decir como interpretas algo a tu manera. Se te queda un detalle y eso desencadena otra cosa.

EG: Y para acabar, ¿les gusta bailar?

Iñaki: ¡Si! Salsa, fogó, rumba. Hay que pillar un poco de todo. Al final, la música que haces es influencia de todo. De ritmos que sacamos, las percusiones que cuidamos y que son muy locas por una parte vienen de la percusión afro-brasileña, pero el diseño de sonido es actual. Es una mezcla de futuro, pasado y presente. ¡Bailamos techno a tope! Salimos menos que hace años, pero cuando salimos bailamos. Si lo llevas dentro es un tema que no puedes controlarlo, ¡de repente te das cuenta y ya tienes la pierna suelta!

Sigue a German Affair: Facebook I Soundcloud 

Back To Top