skip to Main Content
Nick Muir: “La Música Dance Tiene Que Hacerte Bailar Y Al Mismo Tiempo Sacarte De Ti Mismo”

Nick Muir: “La música dance tiene que hacerte bailar y al mismo tiempo sacarte de ti mismo”

Una de las más grandes referencias de la escena electrónica en Inglaterra y en el mundo entero; eso es Nick Muir. El compositor, productor y aliado de John Digweed en Bedrock, conversó con nosotros sobre el pasado, presente, futuro de su carrera y sobre su infinito amor por la música, que más que un simple oficio es para él una necesidad.

EG: ¡Hola, Nick! Gracias por recibirnos una vez más, siempre muy agradecidos con tu buen trato. Cuéntanos, ¿cómo te iniciaste en la música?

Nick Muir: Con gusto. Empecé tocando el piano desde muy pequeño, 5 o 6 años y también fui a un colegio secundario donde tenía clases de música muy estrictas. Cuando terminé el secundario, trabajé en una oficina durante 6 meses como editor musical. Luego que dejé ese trabajo, me planteé seriamente tratar de vivir de la música. Quería saber si era posible, porque podía tocar bastante bien, así que empecé a tocar con bandas como músico sesionista en Francia e Inglaterra durante 10 años y trabajé para cualquiera que pudiera pagarme. Esta es una foto mía de cuando tenía 24 años, tocando para Johnny Hallyday. Fue un gran show en 1994, muy divertido. Una experiencia fantástica.

Luego, durante dos años toqué en una banda que me gustaba mucho, llamada The Man That Couldn’t Hang, grabamos un álbum con un productor llamado Pat Collier. Él tenía su propio estudio y vio que yo quería volcarme a la producción musical. Mo ofreció su estudio y así fue que estuve 4 años en esa habitación, experimentando con una computadora y diferentes samples, tratando de darle sentido. Estuve un tiempo grabando producciones propias, hasta que un día, un amigo saxofonista dijo que quería presentarme a alguien, me contó que estaba empezando a trabajar cada vez más como Dj, que probáramos hacer algo juntos. Su nombre era John Digweed.

EG:  ¿Cómo es producir en conjunto con él?

Nick Muir: En el mundo de la música conoces a mucha gente divertida, pero cuando él llegó al estudio se lo veía muy serio y muy comprometido con la idea de hacer música dance y su Djing. Él estaba comprometido con la música electrónica cuando nadie lo estaba, era la época en que en los clubs no veías al Dj; la gente solo salía a divertirse, era muy diferente.

Cuando nos conocimos esto estaba cambiando y el Dj como figura lentamente tenía más visibilidad e importancia. Casi al mismo tiempo John empezó a trabajar con Sasha y se volvieron populares muy rápido. Digamos que nos conocimos en el momento indicado y lentamente las cosas empezaron a evolucionar.

EG:  ¿La dinámica de trabajo en el estudio se gestó de alguna forma en particular?

Nick Muir: Yo escribía música, tenía la habilidad musical, pero no sabía que que cada track tenía que tener un momento de “mix in” y “mix out” o diferentes elementos musicales que sean útiles para el Dj en la pista de baile. John me explicó cómo tenía qué hacer para lograr esto. Empezamos a trabajar y a entendernos mucho más. En el comienzo yo siempre hacía tracks con muchos sonidos, pero él siempre me resaltaba que tenían que ser más simples.

En ese momento no había reglas para la producción, las escribieron tiempo después. Solo hacíamos lo que nos gustaba, no sabíamos muy bien qué hacíamos, pero trabajamos juntos desde esa época. No quiero decir que inventamos la música house, pero teníamos el lugar físico dónde podíamos experimentar y ponerle sentimientos.

EG:  ¿Bedrock nació a partir de una necesidad en particular?

Nick Muir: Fue tanta la música que empezamos a hacer juntos que fue necesario tener un nombre. Pensamos algunos, pero ninguno nos convencía. En esa época John estaba organizando unas fiestas que se llamaban Bedrock, así que tomamos ese nombre y lo convertimos en nuestra identidad. Entonces, originalmente fue el nombre que teníamos como grupo, hasta 1998 que decidió comenzar su propio sello discográfico. Me preguntó si estaba de acuerdo con usar ese nombre, “¡Sí, claro!”, contesté.

Bedrock es su visión. Diría que desarrolló un sonido particular, pero todo nace a partir de la claridad que tiene en sus ideas. No sé cómo obtuvo o como logró esa visión, pero tiene algo que ver en cómo es como persona, qué música le gusta y cómo quiere presentarla. El sello tiene una personalidad definida gracias a que trabajamos en equipo desde hace mucho tiempo. John prefiere rodearse de gente que conoce, es muy leal y comprometido, siempre es genial trabajar con él.

“No quiero decir que (John Digweed y yo) inventamos la música house, pero teníamos el lugar físico dónde podíamos experimentar y ponerle sentimientos”

EG: ¿Hay algún secreto para mantener un sello discográfico en el top durante 20 años?

Nick Muir: Es un secreto, no puedo decirlo (risas). John trabaja muy duro y es una persona muy motivada. Su consistencia hace que mantenga la presión todo el tiempo. No tiene momentos en los que deja de trabajar y se relaja, el simplemente no para. Nunca me dio señales de estar cansado o aburrido, sigue manteniendo la misma pasión.

EG: ¿En el estudio, tienen definidos roles particulares?

Nick Muir:  Tenemos muy definidos nuestros roles a la hora de producir. John deja que yo me ocupe de los aspectos musicales de nuestras producciones, pero él dirige desde la perspectiva de un Dj.  Si encuentras a alguien con quien te entiendas cuando hablas de música, deberías apegarte a esa persona. Cuando se da parece muy natural y sencillo, pero en realidad no lo es. He trabajado con gente, a los que directamente no les entendía a qué se referían. Nosotros nunca tuvimos ese problema, creo que porque nos gustan las mismas cosas y entendemos la música de formas parecidas.

EG:  Teniendo tantos años haciendo Djing por todo el mundo, ¿qué enseñanza o saber le puedes transmitir a un joven que quiere comenzar una carrera en este ambiente?

Nick Muir: Algo muy importante es que hoy en día hay mucha competencia, a demasiada gente le gusta la idea de ser Dj. Hacer música hoy en día es más accesible y no tan caro. Todo el mundo tiene una computadora y cualquiera puede obtener un software para producir. No es como antes, que necesitabas invertir mucho dinero. Primero, tienes que decidir qué música te gusta, qué tipo de música quieres hacer y quedarte con eso. De una forma tienes que lograr hacer tu propia música, porque tenerla es como una carta de presentación.

Si logras producir algo bueno, algunas personas la escucharan y les llamará la atención. Esto, sin dudas, ayudará mucho. Antes, para ganar visibilidad era mucho más difícil. El segundo consejo es tener presencia en Internet y como tercero, formar buenas relaciones con personas que organizan fiestas, si es posible, de diferentes países. Entonces: presencia en Internet, hacer buena música y conocer a la gente indicada.También tienes que ser consistente con tu trabajo, ser perseverante, saber cuáles son tus habilidades y tener confianza en ellas. Tienes que saber qué es lo que quieres hacer y tener el coraje para hacerlo. Poder pararte detrás y dejar que te represente. En parte, el trabajo del Dj es elevar la música, presentarla y ser entusiasta.

EG:  ¿Cuántos años tienes exactamente con la música? ¿Cómo fueron tus comienzos?

Nick Muir: La música fue y es parte de toda mi vida desde que soy un niño; realmente no sé hacer otra cosa y sigo tratando de hacer música con gente que es buena en esto. Todavía siento las ganas de hacer un track mejor que el anterior. Todo el tiempo estoy pensando en esto como si fuera la primera vez. Creo que es parte del proceso creativo, pensar que tu mejor trabajo está por llegar.

La música se convirtió en una obsesión para mí, en especial la música electrónica. El ritmo y el sonido de la música house es lo que me lleva a hacer la música que hago. Pero también depende del sistema de sonido del club o estudio en dónde estés. Cuando es buena, puedes escuchar lo que se supone que la música es realmente. Se genera un ‘momentum’ en dónde se lleva a la gente con ella. La música dance tiene que hacerte bailar y al mismo tiempo sacarte de ti mismo.

EG: ¿Encuentras atractivo en recorrer el mundo llevando tu música? ¿Qué te mantiene tanto tiempo?

Nick Muir: Una de las razones principales por las que decidí ser profesional de la música electrónica fue el hecho de saber que podía hacerlo. No quiero sonar presumido, pero habiendo tomado tantas clases de piano a lo largo de mi vida, me dio ciertas habilidades, esto sumado a un poco de talento. No necesariamente me sentía que estaba “persiguiendo un sueño”, sino que, siendo consciente de mis aptitudes, decidí hacerlo porque sabía que tenía muchas posibilidades de lograr hacer música que suene bien. Toda mi carrera profesional me guié por eso, por tratar de lograr algo que suene como “la cosa real”; de alguna manera lo convertí en mi forma de vida. Pero lo que me mantiene es querer lograr siempre algo mejor y que esto conecte con la gente.

EG: En un mundo o realidad condicionado por polaridades, sabemos que la música te dio mucho, pero ¿te quitó algo?

Nick Muir: Sí, mi sanidad. (Risas). No tuve que pagar con nada, ni con otras partes de mi vida sufriendo. Es solo como soy, he hecho música a lo largo de mi vida, que es lo que me define. Creo que no sé si soy un individuo muy capacitado en otras cosas, mi vida es algo unidimensional, pero no lo veo como un problema. Siento que tengo que hacer música y si no hago me preocupo, me siento incómodo o ansioso. De alguna forma me quedó el mandato de mi madre de cuando era niño, quien me decía que hiciera mis prácticas. Me da como una sensación en la espalda como si fuera su mirada.

“La música fue y es parte de toda mi vida desde que soy un niño; realmente no sé hacer otra cosa”

EG: Estoy seguro de que ya tienes un sexto sentido para detectar jóvenes con potencial ¿podrías nombrar alguno? ¿Algún favorito?

Nick Muir: ¡Dios mío! Es una muy buena pregunta. Lo que en realidad importa es la determinación que se tenga para hacerlo. No sé si soy muy bueno detectando talentos en una etapa potencial. De todas formas, ya sé que soy viejo y que todos mis amigos tienen hijos. Ocasionalmente veo a uno o dos niños que tienen idea de la música, pero si lo que me preguntas quién “está por venir”, hay tanta gente, pero me gusta mucho Marc Romboy, pero sabes, él no es tan joven (risas). Robert Babicz es genial, los tracks que hacen Pig & Dan son muy buenos, aunque tampoco son jóvenes, pero son personas que dieron tanto por la música y se volvieron tan buenos,  que pienso que merecen ser escuchados.

Algo importante de esta escena es que no esta manejada por sellos discográficos. Antes, cuando tenías una banda arreglabas un contrato con un sello, hacías un álbum después un tour para apoyar el lanzamiento y así era como el negocio funcionaba. Pero si en el sello discográfico decidía que querían dejarte simplemente lo hacían y todo terminaba. Los Djs dependen cada vez menos de los sellos discográficos para crecer, se puede construir una reputación igual. Creo que eso es algo muy interesante porque hay mucha gente que lo está haciendo desde hace mucho tiempo. Una de las buenas cosas que envuelve a este ambiente es la actitud de la gente que está involucrada. Lo principal es disfrutar, ser feliz y ayudarse entre todos.

De alguna forma expresarse con algo que creó otra persona es raro… O algo nuevo, un paradigma diferente. Fue una idea extraña cuando todo comenzó. El artista se convierte en un intermediario. Como es una cosa compartida, en las fiestas pasa lo mismo. No es como un concierto de rock, donde la banda se para y toca para la audiencia; en las fiestas electrónicas lo que se genera es compartido, porque el público es una parte importante del entretenimiento. Si el público toma protagonismo y hace su parte la noche se convierte en una gran noche. Cuando se convierte en una fiesta de verdad, todo toma muchísimo sentido.

EG: ¿Recuerdas alguna fiesta en particular, alguna memorable?

Nick Muir: Oh, ha habido tantas…

Nick se toma su tiempo para contestar, su mirada viaja por las paredes del lugar, buscando algo.

Algunas de las Fiestas Bedrock. Mira, tuvimos mucha suerte, porque a finales de los 90’s y principios del 2000, John era el #1 en las revistas, creó el sello y organizábamos fiestas una vez por mes, los días jueves en un club llamado Heaven. Esto se convirtió en una gran elección, porque significaba que la gente que iba, realmente quería estar ahí y todos estaban realmente interesados en nuestra música, fue como estar en una fiesta que duró 4 años. Eran geniales. Recuerdo un momento en particular, el primer lanzamiento de Bedrock Records se llamó Heaven Scent’. John lo usó en una de estas fiestas y cuando el público escuchó la melodía y se dieron cuenta de lo que estaba escuchando empezaron a gritar como si fuera una cancha de fútbol. Esa noche fue increíble.

Otra que me acuerdo, fue una noche en que tocaban Sasha & Digweed. Fuimos a comer con John y algunos amigos más. Cuando estábamos llegando al club, vimos que la cola para el ingreso daba la vuelta a la cuadra. John vio esto, se sorprendió y se bajó corriendo del taxi hacia la entrada. Cuando comenzaron a tocar el ambiente se convirtió en electricidad. ¡Por cada movimiento que hacían en la cabina la gente respondía y se volvía loca! Nunca más veré algo así.

EG: ¿Ni siquiera en Argentina?

Lo que pasó con Argentina fue una gran experiencia, porque Hernán Cattáneo fue siempre un gran amigo nuestro. Él nos ayudó a construir un nombre en este país. Un día vino John y me dijo que debería tener algunos shows en Argentina, que lo disfrutaría. Cuando vine dije “Oh, muy bien, qué buena escena”. La gente argentina se interesa en las cosas y si encuentran algo que les gusta se apasionan por esto. Lo mismo pasa con el fútbol, la comida, la música; son muy entusiastas y se siente la pasión. Actualmente las fiestas en Argentina son las mejores, no puedes encontrar iguales en otros países, últimamente. En mi experiencia. me considero muy afortunado por todo el amor que recibo cada vez que vengo a tocar, siempre es muy agradable.

Sigue a Nick Muir: Página WebFacebookSouncloud I Instagram

Back To Top